Espacio público e infraestructura ciclista

M. en Arq. Carlos Alberto Padilla Pastrana

letra_En años recientes el uso de la bicicleta se ha vuelto a popularizar como una eficiente forma para movilizarse y circular en varias ciudades del mundo y aunque durante mucho tiempo este medio de transporte se ha visto subordinado y relegado principalmente por el uso intensivo del automóvil, su presencia nunca ha desaparecido por completo del espacio público de nuestras calles.  Ciudades como Copenhague en Dinamarca, Ámsterdam en Holanda, Hamburgo en Alemania o Zúrich en Suiza han sido pioneras en invertir para la creación de la infraestructura ciclista que permita el desarrollo de esta forma de movilidad urbana. En la actualidad son cada vez más las ciudades que están apostando por la bicicleta como una alternativa viable para circular con seguridad, eficiencia y comodidad.

El origen de este nuevo apogeo ciclista tuvo como epicentro a algunas de las ciudades Holandesas donde una conjunción de factores propició el desarrollo de una de las mejores infraestructuras ciclistas  del mundo. Estos factores fueron principalmente el progresivo congestionamiento vial que sufrieron sus principales ciudades, debido al aumento del parque vehicular y a que las antiguas calles de sus ciudades nunca fueron diseñadas ni pensadas para la circulación de automóviles sino de personas. Otro factor determinante fue la alta tasa de muertes –sobre todo de niños- provocadas por accidentes vehiculares, lo cual llegó a ser un grave problema de salud pública que afectaba la calidad de vida en estas ciudades. Y finalmente se debe mencionar que otro factor determinante que influyó en la decisión tanto de los holandeses como de sus vecinos nórdicos para volcarse de lleno en la cultura de la bicicleta e invertir en la creación de su infraestructura fue la crisis energética que golpeo a éstos países en la década de los años setenta, obligándolos a reducir su consumo de gasolina. Todos estos factores aunados al despertar de una conciencia ecológica en la población, lograron detonar el desarrollo de espacios públicos y ciclovías que permitieran la circulación de personas de forma segura, cómoda, efectiva y agradable.

En muchas ciudades de América del Norte y de América Latina estamos pasando por un proceso similar, y de este modo hemos visto una lenta pero importante transformación en algunas ciudades de México como ha sido el caso mismo de la ciudad de México donde a pesar de sus extraordinarias dimensiones, se ha intentado desarrollar un sistema de ciclovías vinculado a la implementación de un programa de préstamo de bicicletas públicas denominado Ecobici. Y si bien el alcance de estos esfuerzos es insuficiente y en muchas ocasiones presenta graves errores de diseño y funcionamiento, lo cierto es que se han comenzado a visualizar los efectos positivos de invertir en la creación de la infraestructura que permita el desarrollo de una forma de movilidad urbana sustentable desde el punto de vista ambiental, social y económico y basado en el uso de la bicicleta como medio de transporte de personas.

En este sentido se debe subrayar que cuando la implementación y desarrollo de la infraestructura ciclista va acompañado de un proyecto de recuperación o rescate del espacio público, los beneficios no solo se perciben a partir de un ambiente menos contaminado y congestionado sino también a partir de un entorno con más vitalidad social y cultural proporcionado por calles donde en lugar de muchos automóviles tenemos a un gran conjunto de personas disfrutando, caminando e interactuando en el espacio público. Lo cual también repercute de manera considerable en el incremento de las actividades económicos y comerciales, como ha sido visible en el caso de la calle peatonal de Madero y la calle 16 de Septiembre, ambas en el Centro Histórico de la Ciudad de México. En esta última ya se integra la infraestructura para la movilidad en bicicleta.

En el caso de Texcoco los avances para la creación de infraestructura ciclista son aún insuficientes a pesar de que ya se cuenta con una ciclovía que permite conectar la cabecera municipal con la Universidad de Chapingo. Sin embargo se puede mencionar también las propuestas generadas desde la ciudadanía como es el caso de: “Proyectos Estratégicos de Espacio Público y Movilidad Urbana para Texcoco” que tiene entre sus objetivos la recuperación y dignificación del espacio público, así como la creación de un sistema de transporte público multimodal dentro del cual está contemplado el uso de la bicicleta como una alternativa de movilidad urbana sustentable.

Finalmente es necesario añadir que para obtener una mayor calidad de vida en las ciudades, proporcionada por mejores formas de movilidad urbana y una mayor vitalidad en sus espacios públicos, la participación ciudadana ha comprobado ser un elemento crucial para el logro de estos objetivos y, en este sentido, vale la pena observar lo realizado en aquellas ciudades que hoy son un referente en materia de movilidad y espacio público sustentable.

Publicaciones recientes

abril 20, 2015 in Revista Cultural

Día Mundial de la Bicicleta

¡Por un pueblo bicicletero! Este domingo 19 de abril del año 2015 se celebró por primera vez el Día Mundial de la Bicicleta en Texcoco. Alrededor de 70 ciclistas se... Read More
abril 10, 2015 in Revista Cultural

Espacio público

Espacio público e infraestructura ciclista M. en Arq. Carlos Alberto Padilla Pastrana n años recientes el uso de la bicicleta se ha vuelto a popularizar como una eficiente forma para... Read More
abril 3, 2015 in Revista Cultural

El acoso callejero

Diana Lara Espinosa Maestra en Derecho Constitucional e Investigadora en derechos humanos iariamente, las mujeres de todo el mundo salen a la calle sabiendo que, en contra de su voluntad,... Read More

Dejar un comentario

Grupo Cultural La Nave en el Camino A. C.